Regresan las ratas (siempre regresan)

Es curioso el parecido entre las ratas y las obsesiones. Siempre están por ahí, más cerca de lo que imaginamos, pero cuando finalmente asoman la nariz igual nos asustamos. Más raro todavía es que una de esas obsesiones sean las ratas mismas. Acá van un par de ejemplos...